Un momento muy importante,en el que los novios y el equipo fotográfico se conocen. Pasan de ser unos desconocidos , para convertirse en amigos y confidentes de sus gustos, aficiones, maneras de pensar, creando un clima de confianza, imprescindible para que el día de la boda, el reportaje surja de forma natural y espontánea